divendres, 2 de maig de 2008

Un dia en el Open Godó

Y además, un dia de buen tenis. Hacía ya casi un mes que adquirí las entradas para hoy, cuartos de final. Ya incluso antes de esa fecha, prefería aprovechar la oportunidad para disfrutar de una jornada de emocionante tenis antes que, por ejemplo, ir al Camp Nou a ver... lo que sea que pase allí últimamente.



Tras pasar por el mural con famosos tops del tenis, he ocupado mi asiento en tribuna. En el primer enfrentamiento, Albert Montañés se lo ha puesto difícil a un no siempre superior Stanislas Wawrinka. Al final se ha impuesto el ranking. Justo como ha pasado en el segundo encuentro, el David Ferrer vs. Tommy Robledo. Ferrer no lo ha tenido difícil para superar a Robledo, a pesar del cansancio tanto físico como mental que parecía arrastrar de la jornada anterior. Y no, no me ha gustado ver como Ferrer, todo un num. 5 del mundo, perdia los papeles y expresaba su ira lanzando su raqueta contra el suelo, rebotando hacia los espectadores. Amonestación por conducta antideportiva y a por el partido. A ganarlo... con tenis.


Lo que costó pillar la pelotita al saque con el móvil. Si, bajo la E.

Finalmente, ha llegado el partidazo de la jornada. Ni mas ni menos que Rafael Nadal vs. Juan Ignacio Chela. Básicamente, el partido ha servido para demostrar porqué Rafa es el número 2 del mundo, y porqué es cuestion de tiempo que sea el número 1, con permiso de un tal Federer. Tras remontar un 2-4 en contra, lo ha avasallado con la superioridad física y mental propia del que, salvo sorpresa, se vislumbra como el máximo favorito a ganar el torneo.


Al final, cogí práctica en eso de pillar la bola en el aire.

Entre partido y partido, aún dió tiempo a dar unas vueltas por el Village, donde pude observar el ambiente protocolario y el trofeo del torneo, mientras degustaba productos como un rico café Cosi del stand de Nespresso. What else?