dissabte, 16 de desembre de 2017

Con la cabeza y con el corazón

Publicado en Cugat.cat

En el momento en el que sean leídas estas palabras, quedará menos de una semana para las elecciones autonómicas más excepcionales e imprevisibles que se hayan realizado jamás. Serán los días finales de una larga campaña electoral que empezó hace mucho más tiempo que el establecido oficialmente, claramente marcada por los diferentes posicionamientos y comportamientos de los partidos que se presentan.

Si se pudiera reducir a un máximo común divisor sus propuestas, dichos partidos se podrían ordenar en torno a dos ejes principales. Por un lado, los que reclaman una independencia justificada más por los sentimientos que por la racionalidad, y que por lo tanto deja de ser posible y viable: basta ver las consecuencias económicas, sociales y legales que ha tenido su intento de aplicación para comprender que, si bien se podían llegar a justificar como sentimiento e identidad, carecen de cualquier posibilidad de aplicación o desarrollo en la sociedad actual.

Por el otro lado, tendríamos otros partidos que han basado su campaña electoral en la mera contraposición al planteamiento ideológico de los anteriores, pero incapaces de hallar una salida que permita resolver esta dicotomía. Ambas opciones, a su vez, comparten el peligro de un inmenso daño colateral ya que solo podrían llevarse a cabo dando lugar a unos vencedores por encima de otros perdedores, que seguirían siendo ciudadanos de Catalunya.

Por eso, cuando unos ofrecen ideas que ya no solo carecen de un horizonte teórico que las respalden sino que ellos mismos han acabado reconociendo que ni siquiera sabrían cómo implementar, y otros sólo proponen el ahogo y la represión de esas ideas, la mejor opción -sin duda alguna- es aquella capaz de ofrecer soluciones, rompiendo el bloqueo y generando acuerdos entre todas las partes a través de la reconciliación, del pacto y del diálogo; aquella que aporta argumentos y propuestas solventes de tipo económico, social, territorial, etc. y que es capaz también de gobernar para la totalidad de la ciudadanía desde la honestidad, la estabilidad y el compromiso.

Es esa opción que, ante el enfrentamiento entre dos modelos claramente ineficaces, propone ponerlos de acuerdo mediante la reforma de la constitución, transformando España en un estado federal que incluya la mejora de la financiación y el autogobierno; así como el devolver la política a las tan recientemente denostadas instituciones y, en definitiva, ofrecer soluciones a las demandas de la sociedad catalana y a la nueva realidad del siglo XXI.