dijous, 24 de gener de 2008

Apocalipsis Z

Hace años, nuestros/as abuelos/as encontraban en la radio el equivalente a las series de moda actuales que muchos seguimos: House, Prison Break, El comisario, etc…

Hoy dia, los seriales o radionovelas forman parte de la historia. Hablar de presente es hablar de Internet, y si tuviéramos que buscar un referente a aquellas entregas en la red, sin duda seria Apocalipsis Z (AZ). Una de zombies.

¿Qué sucedería si un día al levantarte descubrieses que la civilización se está cayendo en pedazos? Eso es lo que le sucede al protagonista, un joven abogado que lleva una vida tranquila y rutinaria en una pequeña ciudad española, hasta que un oscuro incidente médico en un remoto país del Caucaso tiene lugar. Eso si que es romperse España, y no lo que algunos ladran por ahí.

AZ es todo un éxito en Internet ,donde cuenta con miles de lectores alrededor de todo el mundo. Un relato de ficción en formato “bitácora” donde desde su inicio a principios del 2006 cuenta los sucesos de su vida ficticia mientras el mundo se va plagando de zombies…

En un principio el argumento nos sonará: Un supuesto virus que provoca la reanimación una vez muerto, pero aun así destaca por varios motivos:

  • El protagonista de héroe no tiene nada…
  • El relato, contado en primera persona crea una ambientación excelente, poco “peliculera” pero muy realista.
  • La localización: La historia acontece en España, el protagonista es un gallego que logra llegar hasta... mejor leerlo. Islas Canarias, el Santiago Bernabeu, la Legión...
  • Los detalles están muy cuidados…

Se puede empezar a leer usando el enlace de la primera entrada e ir avanzando en orden cronológico alrededor de la historia, que ya tiene bastantes entradas…

AZ nació como un pequeño proyecto personal de literatura de su autor, Manel Loureiro. Este abogado pontevedrés de 31 años comenzó a publicar lo que en principio iba a ser un relato corto en un blog bajo el seudónimo de Mundocadaver, por pequeñas entregas, a medida que la iba escribiendo. Al poco tiempo de haber colgado los primeros capítulos en la red, el boca a boca comenzó a funcionar. Pronto, eran miles de lectores diarios que acudían puntualmente al blog para conocer el desarrollo de las aventuras del abogado en su odisea.