diumenge, 27 d’agost de 2006

Otoño

Vamos a ver. A 27 de agosto ya se puede oler el otoño. Tiempo de cambio, de accion, de competicion, de ganar, de cambiar posibilidades por resultados tangibles, de cumplir objetivos fijados o, simplemente, soñados. Apenas queda quien confie en mi. Solamente los amigos de verdad (no esos que van y vienen, sino a los de verdad: a esos los elijo yo. Si eres o no uno de ellos, lo sabes tan bien como yo). Pero eso me viene bien. Me gusta sorprender, ser quien pega el golpe que nadie espera. No hay marcha atrás, no me voy a rendir. Y por supuesto que me saldre, como siempre, con la mia.